LA VISIÓN DE LO QUE HAGO

La arquitectura tiene un valor que va más allá de lo estético. El protagonista de esta disciplina es el individuo; por lo tanto nunca debemos limitar su alcance sólo al resultado visual.

Un buen ejercicio de arquitectura se debe dejar permear de la singularidad de su usuario final, pero el Arquitecto debe guiarlo hábilmente con sus principios y experiencia para llevarlo al mejor resultado. El Arquitecto sabe cuando ceder y cuando mantenerse firme en sus convicciones. Su mayor prioridad será la satisfacción de aquel que se enfrentará al espacio una vez el proceso creativo haya terminado.

Pablo Rico

HABLEMOS DE TUS PROYECTOS